Letras

A, E, I, O U
¿Qué vocales sabes tú?

A, E, I, O U
¿Qué vocales sabes tú?

Con la A digo avión,
vuela que vuela con gran tesón.

Con la E digo elefante
con su gran trompa tan elegante.

A, E, I, O U
¿Qué vocales sabes tú?

A, E, I, O U
¿Qué vocales sabes tú?

Con la I escribo iguana
toma el sol por la mañana.

Con la O escribimos oso
que es muy grande y muy goloso.

A, E, I, O U
¿Qué vocales sabes tú?

A, E, I, O U
¿Qué vocales sabes tú?

Con la U escribimos uvas
me las como si están maduras

Cinco vocales ya tenemos
para cantarlas como sabemos.

A, E, I, O U
¿Qué vocales sabes tú?

A, E, I, O U
¿Qué vocales sabes tú?

El lunes le dijo a martes
que miércoles
se fue a cenar con jueves
para esperar a viernes.

El lunes le dijo a martes
que miércoles
se fue a cenar con jueves
para esperar a viernes.

Y sábado y domingo
se fueron a jugar.
La semana va a empezar.

Enero es el primero,
después llega febrero.
También marzo y abril
y mayo ya está aquí.

Junio, julio,
el verano es todo tuyo.
Agosto, septiembre,
octubre y noviembre.

Diciembre y terminamos
y un año ya contamos.
porque hay que celebrar
que otro año va a empezar.

Doce meses,
un año y cómo creces.
Si quieres contar
volvemos a empezar.

Ojos mirando,
oídos escuchando,
cuerpo quieto,
voz en silencio.

Ojos mirando,
oídos escuchando,
cuerpo quieto,
voz en silencio.

Una abeja muy pesada
se cansaba de volar.
y como estaba cansada
ella se quiso posar

en mi pelo (u otra cosa) a descansar.

Y en mi pelo (enumerar todas las cosas que se han ido diciendo en la canción),

en mis ojos,

en mi nariz,

en mi boca….

esta abeja quiso estar.

Todas las mañanas
cuando me despierto
digo buenos días
como yo te cuento.

Un poco más tarde
después de almorzar
digo buenas tardes
¡qué felicidad!

Cuando ya está oscuro
y el sueño está aquí
digo buenas noches
y voy a dormir.

Todas estas cosas
digo con agrado
porque soy un niño
muy bien educado.

Pétalo rojo
pétalo verde
pétalo blanco
pétalo azul.

Pétalo rosa
pétalo negro
de mil colores
los pintas tú.

Cientos de flores
multicolor
miran al cielo
si hace calor
y con los rayos
de nuestro sol
crecen y crecen
con buen humor.

Pétalo rojo
pétalo verde
pétalo blanco
pétalo azul.

Pétalo rosa
pétalo negro
de mil colores
los pintas tú.

Será amarillo
o anaranjado
tal vez violeta,
quizás morado,
tendrá granate,
ocres, rosados,
jardín de flores
prado del campo.

Pétalo rojo
pétalo verde
pétalo blanco
pétalo azul.

Pétalo rosa
pétalo negro
de mil colores
los pintas tú.

Miles de flores
se abren al sol
cual arcoiris
multicolor
y por la noche
nos dan olor
miran la luna
con gran amor.

Pétalo rojo
pétalo verde
pétalo blanco
pétalo azul.

Pétalo rosa
pétalo negro
de mil colores
los pintas tú.

Tengo
una hormiguita en la tripita
que me está haciendo cosquillitas
y no me deja dormir.

Con la “A”

Tanga
ana harmagata en la trapata
ca ma astá hazaanda cascallatas
a na ma daja darmar.

Con la “E”

Tengue
ene hermeguete en le teperete
que me esté heceende quesquelletes
e ne me deje dermer.

Con la “I”

Tingui
ini hirmiguiti in li tripiti
qui mi istí hiciindi quisquillitis
y ni mi diji dirmir.

Con la “O”

Tongo
ono hormogoto on lo tropoto
co mo ostó hozoondo coscollotos
o no mo dojo dormor.

Con la “U”

Tungu
unu hurmuguto un lu truputu
cu mu ustú huzuundu cuscullutus
u nu mu duju durmur.

Tengo
una hormiguita en la tripita
que me está haciendo cosquillitas
y no me deja dormir.

Cuando Fernando VII
usaba paletó.
Cuando Fernando VII
usaba paletó.
Cuando Fernando VII
usaba paletó, paletó, usaba paletó.

Caanda Farnanda saptama
asaba palatá.
Caanda Farnanda Saptama
asaba palatá.
Caanda Farnanda Saptama
asaba palatá, palatá, asaba palatá.

Quende Fernenede septeme
esebe peleté.
quende Fernenede septeme
esebe peleté.
quende Fernenede septeme
esebe peleté, peleté, esebe peleté.

Quindi Firnindi siptimi
isisbi Pilití.
Quindi Firnindi siptimi
isisbi Pilití.
Quindi Firnindi siptimi
isisbi Pilití, pilití, isibi pilití.

Condo Fornondo soptomo
osobo polotó,
Condo Fornondo soptomo
osobo polotó,
Condo Fornondo soptomo
osobo polotó, polotó, osobo polotó.

Cundu Furnundu suptumu
usubu pulutú.
Cundu Furnundu suptúmu
usubu pulutú.
Cundu Furnundu suptúmu
usubu pulutú, pulutú, usubu pulutú.

Cuando Fernando VII
usaba paletó.
Cuando Fernando VII
usaba paletó.
Cuando Fernando VII
usaba paletó, paletó, usaba paletó.

Don Manuel era un ratón muy solitario
que vivía en un armario
entre fundas de cojín.

Y miraba a través de un agujero
que cabía el cuerpo entero
pero no quería salir.

Porque había visto a Don Silvestre el gato
que jugando con un plato
parecía muy feliz.

Y pensó que Don Silvestre era malvado y,
aunque estaba equivocado,
él siguió escondido allí.

Aunque es más triste la soledad que el
miedo
y sin importarle un bledo
un buen día dijo así:

-Hola Don Silvestre ¿cómo estás?

-Yo muy bien y tú ¿qué tal?

-Pues no me encuentro yo muy bien,
habrá sido la soledad…

-Hola Don Silvestre ¿cómo estás?

-Yo muy bien y tú ¿qué tal?

-Pues ahora estoy mucho mejor,
habrá que ir a pasear…

-Hola Don Silvestre ¿cómo estás?

-Yo muy bien y tú ¿qué tal?

-Pues ahora yo ya estoy muy bien,
porque ya tengo tu amistad…

Carla curiosa y risueña
quiso un día preguntar
a todos los animales
del zoo de la gran ciudad.

Vio primero al elefante
y le dijo: - ¿cómo estás?
-Yo podría no quejarme,
pero falta lo importante...
¡Libertad!.

Después se fue preguntando
de animal en animal
y le fueron contestando
diciendo: - Ni bien, ni mal.
la comida es abundante,
hay control de sanidad,
no tenemos sobresaltos,
nos vienen a visitar.

Y ahora escucha la verdad,
como dijo el elefante
falta lo más importante...
¡Libertad!.

Cuando ya estaban cerrando
con los monos se escondió,
cuando ya no había nadie
Carla las jaulas abrió.

Ya libres los animales
un abrazo ella les dio y,
antes de la despedida,
así Carla les habló:

-Aprendí una gran verdad,
nos la dijo el elefante,
no hay nada más importante...
¡Libertad!.

Fermín tan solo era un niño
que gustaba imaginar,
que montado en una escoba
galopaba sin cesar.

Pues se había encaprichado
y era grande su pasión,
viendo en un escaparate
un caballo de cartón.

Y sus padres que sabían
de sus sueños e ilusión
decidieron ir ahorrando,
poco a poco acumulando
y de otras cosas quitando
para su hijo y su pasión.

Doce meses estuvieron
con lo mínimo vivieron
hasta que comprar pudieron
el caballo de cartón.

El día de su cumpleaños
Fermín vio que en su balcón
dejaron un gran paquete
con su nombre y dirección.

Y, al rasgar las envolturas,
él lloró de la emoción
cuando vio que se trataba
del caballo de cartón.

Y pasó toda la noche
galopando sin cesar,
subiendo grandes montañas,
luchando contra alimañas
y sin cerrar sus pestañas
galopando junto al mar.

Cuando ya estuvo agotado,
a su caballo agarrado,
durmiendo junto a su lado
hasta juntos despertar.

Andando por el camino
a Fermín le entró la sed
y pensó que su caballo
también querría beber.

A la orilla de la alberca,
al lado de una pared,
allí metió a su caballo
para saciarle la sed
sin pensar que era un juguete
fabricado con cartón
y se mojaron sus sueños
los grandes y los pequeños,
despertó de sus ensueños,
se disolvió la ilusión.

Sus padres le consolaban,
hay que pensar y pensaban:

Los sueños siempre se acaban
pero queda la pasión.